Señales de alerta en enfermedad cardiaca

Pedro Vargas Pinto MV.  Universidad Nacional de Colombia.

MSc, Ph.D.  The Ohio State University

Docente asociado Universidad de La Salle, sede Bogotá, Colombia.

Clínica para pequeños animales de la Universidad de La Salle (cardiología)

En humanos, la causa principal de muerte en países industrializados y en países como Colombia, es la enfermedad cardiaca, un proceso de enfermedad sin ninguna cura conocida hasta ahora. Si bien no existen datos claros sobre la posición de la enfermedad cardiaca como causa de muerte de mascotas en nuestro medio, si se puede asegurar que es una causa común de consulta y fallecimiento de pacientes en clínicas y consultorios veterinarios. Una de las principales razones, es que muchos pacientes llegan a ser atendidos muy tarde.Enfermedad cardíaca 

Uno de los aspectos que siempre es importante tener claro como propietario de una mascota, es el que se refiere a la identificación temprana de signos de alerta.  A pesar de que la enfermedad cardiaca puede tener un comienzo silencioso y en ocasiones presentarse la muerte súbita como único y primer signo, si hay señales que no deben ser ignoradas.

Algunas de estas señales no son fáciles de percibir. Entre éstas tenemos:

Disminución de la actividad física o intolerancia al ejercicio

Este es un aspecto que tiende a ser evaluado de manera subjetiva y que por esto, muchas veces no aporta datos en el diagnóstico temprano. Sin embargo, la investigación actual realizada en centros como la Clínica Veterinaria de la Universidad de La Salle, y basada en estudios previos del autor y otros autores, han permitido establecer algunas pruebas de ejercicio muy rápidas, que proveen objetividad en la evaluación de la tolerancia al ejercicio. Entonces, cuando sospeche que la actividad física de su mascota, (especialmente caninos ya que en felinos es bastante más complicado de evaluar) es menor a la que era o en comparación a animales de la misma edad o raza, es importante que visite a su médico veterinario y él le indicará si es necesario proceder con una visita a cardiología veterinaria.

Otras señales que pueden ser identificadas fácilmente por el propietario, incluyen:

Colapso

Se refiere en general a un desmayo que en el paciente con enfermedad cardiaca suele ser de corta duración.  Los pacientes que colapsan por enfermedad cardiaca lo hacen principalmente en momentos de excitación como en ejercicio, peleas y en ocasiones por la felicidad de recibir a un miembro de la familia de nuevo en casa.  Este tipo de desmayo no debe ser confundido con convulsiones y nunca es recomendable tomar decisiones en casa sobre cual medicamento dar a estos pacientes. Esta señal de enfermedad siempre debe ser tomada muy en serio porque suele indicar alteraciones en el flujo sanguíneo cerebral por un corazón que no bombea cantidades adecuadas de sangre o incluso por arritmias cardiacas.  Debe ser documentada lo mejor posible y la mascota debe ser llevada inmediatamente a un centro que preste servicio de urgencias.  Allí se definirá la necesidad o no de que el paciente sea evaluado en cardiología.

Ascitis

Este es un término médico que se usa para llamar a la acumulación de fluidos en el abdomen.  Lo que el propietario observa entonces, es una mascota con el abdomen más grande de lo que solía ser.  El abdomen del paciente con ascitis suele ser blando y no duele al tocarlo. Estos animales tienden a ganar peso muy rápido debido a la acumulación de líquido.  Un punto importante a tener en cuenta es que la ascitis no es solo generada por una enfermedad del corazón.  Existen otras alteraciones que pueden llevar a ascitis. Es solo su médico veterinario quien determinará la causa.  En el caso de que se confirme la presencia de enfermedad cardiaca, el paciente deberá ser enviado a cardiología, donde se tomaran las medidas para buscar soluciones en el corto y largo plazo.

Cambios en la forma de respirar

Este se refiere a que uno de los cambios clásicos encontrados en los pacientes con enfermedad cardiaca es que su respiración es diferente. Esto se refiere a que la respiración tiende a hacerse más rápida y se puede observar algún grado de dificultad en ella. Un animal en ejercicio puede llegar a respirar 40 o más veces por minuto e incluso puede jadear, lo que parecería como una frecuencia de respiración de más de 100 por minuto. Sin embargo, el mejor momento para establecer esto es justamente durante el descanso. Una respiración rápida (más rápida de lo que usted veía respirar a su mascota) durante ejercicio o con señales de dificultad, son una razón para consultar con su médico veterinario. Algunos animales con enfermedad cardiaca avanzada pueden llegar a tener que quedarse quietos, estirar el cuello y abrir los miembros delanteros para poder respirar. La intolerancia al ejercicio (ya discutida en este texto), suele manifestarse con aumentos muy marcados de la frecuencia y esfuerzo respiratorio incluso con ejercicio leve. Una vez más, estos cambios en la respiración no se dan solo en enfermedad cardiaca. Pueden ser consecuencia de muchos otros procesos, pero siempre deben ser consultados.

Tos

La tos en el paciente con enfermedad cardiaca puede tener varios orígenes. Puede deberse a aumentos de tamaño de estructuras cardiaca que presionan a las vías respiratorias, acumulación de líquidos en vías aéreas, broncoconstricción, entre otras.  No es un signo siempre visible en estos pacientes y puede tener otros orígenes. La tos puede volverse un problema no solo para el paciente por la incomodidad que le genera, sino también para la convivencia con la familia ya que esta tiene a  hacerse más notoria en las noches.

Orejas, cola y patas frías

Algunos pacientes con enfermedad cardiaca avanzada pueden presentar orejas, cola y patas con una temperatura que al tacto se percibe menor que la del resto del cuerpo. Esto es principalmente debido a que el corazón no genera suficiente presión de bombeo y algunas porciones del cuerpo no reciben suficiente sangre y tienden a enfriarse. Esta es una señal de urgencia y debe ser tratada como tal.

Pérdida de condición corporal

Los procesos bioquímicos internos que produce la enfermedad cardiaca más la pérdida de apetito que esta causa, tienden a producir disminución de la masa muscular. Esto se ve reflejado en cuerpos delgados, con huesos visibles y debilidad. Si a esto se le suma la presencia de ascitis, estos animales tienden a verse muy flacos y con abdomen que sobresale y hasta cuelga.  Estas señales normalmente están asociadas a enfermedad cardiaca avanzada.

Otras señales de alerta típicamente están asociadas a enfermedad cardiaca avanzada. Estas pueden ser: membranas mucosas muy pálidas o cianóticas, dificultad para ponerse de pie por cansancio, respiración agitada por la boca.

No es recomendable esperar a que estas señales avancen con los días para tomar la decisión de llevar el paciente a evaluación. Un chequeo general por su médico veterinario de confianza podría permitirle identificar otros signos de enfermedad cardiaca que típicamente no son detectadas por los propietarios ya que requieren de entrenamiento médico.  El veterinario general podrá establecer la presencia de anormalidades en la auscultación cardiaca tales como soplos, alteraciones en el ritmo, galopes, entre otros.

Si bien la enfermedad cardiaca no puede ser curada, si existen muchos medicamentos que pueden hacer que la vida de nuestros pacientes con corazón enfermo sea más tolerable y que puedan compartir con nosotros más tiempo.Enfermedad cardíaca

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Volver