La importancia de controlar los parásitos en las mascotas.

 

Carolina Rubio

Médico veterinario Gabrica SAS

Los parásitos en perros y gatos son mucho más comunes de lo que pensamos, por esto es de gran importancia saber que existen,  además de conocer cómo prevenirlos, ya que tanto mascotas como propietarios están en riesgo de  contraerlos. Los parásitos, nos roban los nutrientes del sistema digestivo, generando anemia, desnutrición y en algunos casos si no se controlan a tiempo, pueden traer consecuencias graves para la salud.parasitos en mascotas

La pulga, es una de las parasitosis externas más comunes tanto en perros como en gatos. La pulga más común en ambas especies es la Ctenocephalides felis. En los perros, además de la reacción normal a la picadura, pueden generar desde prurito, dermatits alérgica por su picadura hasta anemia en infestaciones severas. Además, es transmisora de Dipyllidium caninum. Este es un parásito interno al cual hay que prestarle especial atención, pues es zoonótico, es decir que se puede transmitir de animal-hombre/hombre –animal.

Para el caso de los gatos, la infestación con pulgas genera los mismos signos y consecuencias que en perros pero para esta especie puede ser transmisora de Micoplasma haemofelis, que es un microorganismo que ataca las células sanguíneas generando cuadros anémicos en los felinos.

Las pulgas son muy poco específicas de hospedador, por lo que con frecuencia pueden picar también a los propietarios de los animales parasitados.

Las garrapatas, son otros de los parásitos externos más comunes. Se alimentan exclusivamente de sangre, pasando de unos días a varias semanas prendidas en el hospedador. Se considera que las garrapatas son, después de los mosquitos, los vectores más eficaces de bacterias, virus, protozoos y nematodos, que afectan tanto a animales de compañía como a los humanos.  Anteriormente se encontraban solo en climas cálidos, pero hoy en día los perros viajan a lugares con este tipo de climas y traen consigo el parásito a climas fríos. Se encuentran más que todo en los parques, ocultándose entre el pasto, siendo esta la forma más fácil de adquirirlas. La garrapata en los caninos puede ser transmisora de un parásito de la sangre llamado Erlichia, el cual puede mantenerse latente por mucho tiempo en el perro infectado, pudiendo afectar diversos órganos e incluso llevar a la muerte si no se detecta y trata a tiempo.

Para evitar las consecuencias que estos parásitos pueden traer a nuestras mascotas, es de gran importancia la prevención, mediante la utilización de productos de alta calidad y amplio espectro, que nos brinden protección contra estos organismos y a su vez prevengan estas molestas consecuencias.

Para lograr un control total de pulgas y garrapatas, es importante hacer también un control ambiental. Este control incluye el uso de aspiradora en forma regular en las habitaciones donde los animales pasen la mayor parte del tiempo, además de realizar fumigación periódicamente con productos especiales. En la mayoría de los casos es necesario fumigar en repetidas ocasiones para romper el ciclo del parásito y poder erradicarlo. Adicionalmente, tratar a los animales con un producto de buena calidad contra pulgas y garrapatas, también ayuda a reducir la contaminación ambiental.

Otro tipo de parásitos externos que pueden afectar a nuestras mascotas, son los ácaros, los cuales son oportunistas, es decir que afectan a las mascotas cuanto están inmunosuprimidas. Dentro de los ácaros que más comúnmente afectan a las mascotas está el Sarcoptes Scabiei, el cual se transmite fácilmente por contacto estrecho entre mascotas contagiadas, ocasionando lesiones en piel intensamente pruriginosas, inflamación e infección bacteriana secundaria. Este acaro es fácilmente transmisible al hombre después de un contacto prolongado con un animal infectado. Otro acaro que comúnmente afecta a las mascotas es el Demodex, el cual produce signos similares a los del Sarcoptes, pero éste no es transmisible al hombre. En el mercado, existen productos hechos a base de Ivermectina, que nos ayudan a tratar este tipo de enfermedades.

Por otro lado, los parásitos internos, son más comunes de lo que pensamos y nosotros y nuestras mascotas también estamos en riesgo de contraerlos en cualquier momento. Dentro de estos, existen los gusanos redondos (nematodos), gusanos planos (Cestodos) y protozoarios. En el caso de los perros, el Dipillidium caninum  y Toxocara canis son unos de los más comunes.  El hábito de oler la cola de otros perros y frecuentar lugares donde otros perros han estado, es la fuente más común de contaminación y contrario a lo que comúnmente se cree no necesariamente está relacionada con malos hábitos de higiene. Así que todas las mascotas, incluidas las que no salen a la calle, están en riesgo de contaminación.

Dentro de los signos que nos indican la presencia de parasitosis internas en nuestras mascotas están: diarrea, pérdida de peso, arrastran la cola contra el piso, tienen el pelo opaco y  se ven gusanos bajo la cola, en su cama o excremento.

Es importante tener en cuenta que la desparasitación debe hacerse cada 3 a 4 meses tanto en perros como en gatos, mayores de 6 meses de edad. Para las mascotas menores de 6 meses, la desparasitación se debe hacer mensual.  Se debe considerar, que también tenemos que  incluir desparasitación para todos los miembros de la familia, pues dentro de ella existe un  contacto directo constante Hombre – mascota, pudiéndose perpetuar la presencia de parásitos.

Existen infinidad de antiparasitarios en el mercado, lo importante es escoger uno que sea de buena calidad, con un amplio espectro y que tenga el respaldo de un buen laboratorio. Lo cual nos va a asegurar una efectividad Total.

Por último, es importante tener en cuenta también, que se debe hacer rotación de productos para evitar resistencias, ya que con el uso prolongado de un mismo producto,  los parásitos pueden adaptarse y dejar de ser susceptibles a determinados principios activos.

El tratamiento y prevención de parásitos internos y externos a tiempo, disminuye la incomodidad de su mascota, posibilidad de daño intestinal, lesiones dermatológicas graves y evita el riesgo de que su mascota infecte a otros animales o humanos.parasitos en mascotas 

 parasitos en mascotas

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Volver