Tumor venéreo transmisible (TVT) en caninos

 

Lorena Mayorga Rojas

Médico Veterinario Residente,

Clínica Veterinaria, Universidad de la Salle

César Augusto Cabrejo Saavedra M.V. Ms.C.

Coordinador Médico,

Clínica Veterinaria ULS.

El tumor venéreo transmisible canino (TVT), también es conocido como sarcoma transmisible canino, granuloma venéreo, linfosarcoma transmisible o tumor de Sticker. Muchos investigadores han ahondado en determinar su origen celular, forma de transmisión, razones de regresión espontánea, tratamientos e, incluso,sus similitudes con otros tipos de tumores, tanto en animales, como en humanos.

Este tipo de tumor afecta tanto a machos como a hembras, aunque su incidencia es mayor en machos, adicionalmente suele ser una enfermedad asociada a lugares con poco control poblacional de perros callejeros. El pronto diagnóstico permite una intervención oportuna, que en la gran mayoría de los casos termina con la remisión completa de los signos clínicos.

Marco teórico

El TVT es una enfermedad de distribución mundial, pero especialmente se presenta en zonas tropicales y subtropicales. Se transmite principalmente por monta y lamido con un animal portador, aunque debe existir una disrupción, ya sea de la piel, como del tejido epitelial para que esta se lleve a cabo ya que una barrera epitelial intacta inhabilita la transmisión natural del tumor. Después de la transmisión el paciente experimenta una fase de progresión, que puede durar varios meses, aunque este puede remitir espontáneamente.

Etiología  

Existen varias teorías con respecto al agente etiológico del TVT, dentro de las cuales están células neoplásicas redondas no diferenciadas, reticuloendotelial e histiocítico, retroviral, aunque otros sostienen que el tumor se desarrollaría a expensas de la amplificación de un proto-oncogen; a pesar de muchos estudios, el origen del linaje celular específico de TVT sigue siendo ambiguo.

Presentación

Pueden observarse dos formas de presentación: intragenital y extra genital, siendo la primera la más común. En cuanto a la forma intragenital, en las hembras, las lesiones neoplásicas (en forma de coliflor, pendulante, nodular, papilar o multilobulada) se localizan habitualmente en el vestíbulo vaginal (95,6%), vagina (44,5%) y con menos frecuencia en los labios vulvares (18,6%); es importante recalcar que las lesiones se presentan frecuentemente en la unión del vestíbulo y la vagina, probablemente debido a la alta presión ejercida sobre esta área durante la monta. En los machos, las lesiones neoplásicas se localizan en el bulbo glandular (81,5%), glande (25,9%) y punta del glande (9,9%).

Las lesiones extra genitales pueden evidenciarse en cavidad oral y nasal principalmente, tanto en machos como en hembras, estas tienden a ser bastante agresiva en comparación a la genital.

Regresión tumoral

Este tumor retrocede espontáneamente (fase R) después de un período de crecimiento progresivo (fase P), que puede durar más de 6 meses aproximadamente. Hay un estado de crecimiento estable corto (fase S) entre las fases P y R. Durante la fase P, los perros con TVT muestran signos de respuesta, similar a la que se observa en humanos con un tumor maligno. Las células de la fase P son capaces de escapar del ataque inmune pero más tarde en el curso del crecimiento del tumor, el sistema inmune del huésped desarrolla una defensa contra el tumor y, finalmente, provoca la regresión del mismo.

Diagnostico

Esta patología se diagnostica por medio de las lesiones macroscópicas, localización anatómica y la historia del paciente, así como exámenes complementarios como  la citología.

La citología por aspiración con aguja fina es el método de elección para el diagnóstico, ya que es rápido, simple y poco invasivo. También es posible observar células tumorales mediante improntas o hisopados de la lesión.

Los hallazgos histológicos pueden evidenciar:

  • Células redondas u ovoides con anomalías nucleares (núcleos redondos y grandes, múltiples nucléolos de forma variable, centrados y con actividad mitótica) junto con la presencia de células inflamatorias (linfocitos y neutrófilos).
  • Estructuras gruesas y prominentes de cromatina, citoplasma ligeramente basófilo asociado con células tumorales.
  • Vacuolización citoplasmática y un gran número de células germinales redondas,
  • Citoplasma claro, abundante y ligeramente basófilo.

Adicionalmente, los estudios de inmunohistoquímica puede ser una herramienta útil para diferenciarlo de otro tipo de tumores de células redondas.

Tratamiento

Existen diversos métodos utilizados para el tratamiento de TVT como lo son la extirpación quirúrgica, radioterapia, quimioterapia e inmunoterapia.

La extirpación quirúrgica no resulta ser la más indicada debido a que no proporciona una respuesta satisfactoria y además puede provocar recurrencia del tumor en un porcentaje del 20–60%.

En cuanto a la radioterapia y la quimioterapia son las opciones ideales para el control del tumor, aunque el primero puede ser dispendioso y costoso. Se han estudiado un amplio número de fármacos antitumorales que han sido efectivos para el tratamiento de este tipo de enfermedades, como es el caso de la vinblastina, vincristina, metotrexato, ciclofosfamida o doxorrubicina. La vincristina ha demostrado ser el agente quimioterapéutico con mayor eficacia y seguridad, remitiendo tumores tanto intra como extra vaginales en 90% de los casos.

La Vincristina es un alcaloide antitumoral, con efectos citotóxicos los cuales están dados por la interferencia en los micro túbulos que hacen parte de los haces mitóticos durante la metafase, interrumpiendo de esta forma el ciclo celular. Este alcaloide se une entonces a las subunidades α y β de la tubulina, que es la responsable de realizar la mitosis de las fibras del huso, resultando en una inhibición de la polimerización de la tubulina para formar micro túbulos los cuales intervienen en diferentes funciones celulares como la formación del huso mitótico, desplazamiento de transmisores en los axones, entre otras; entonces las estructuras microtubulares pasan a un proceso de agregación en espirales con el cual terminan desintegrándose crecientemente, de esta forma la vincristina detiene la mitosis en metafase logrando una dispersión y desorganización del material cromosómico (Centro colaborador de La Administración Nacional de Medicamentos, alimentos y Tecnología Médica, 2007; Javanbakht et al, 2014). La terapia puede oscilar entre 4 a 8 semanas, las cuales dependerán de la extensión y severidad del cuadro.Tumor venéreo

Pronóstico

Este tumor tiene un pronóstico bueno siempre y cuando no se encuentre en un estadío muy avanzado, no exista metástasis y el tratamiento sea realizado correctamente.

Conclusiones

El diagnóstico temprano de la enfermedad permite realizar un tratamiento satisfactorio en la gran mayoría de los casos; siendo la vincristina el medicamento más usado para el control de este tipo de tumores.

Bibliografía disponible en: geneticacaninacolombiana@gmail.com

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password

Volver